This website cannot be viewed properly using this version of Internet Explorer.

To ensure your security while viewing this site, please use a modern browser such as Chrome or update to a newer version of Internet Explorer.

Download Chrome (Made by Google)
Update Internet Explorer (Made by Microsoft)

A A A
ADA ADA symbol

Ninth Judicial District Court

Tribunal del Noveno Distrito Judicial

English Español

La Ley de protección contra la violencia intrafamiliar, Secciones 40-13- 1 a 40-13- 12, NMSA 1978, trata de situaciones de violencia intrafamiliar (también denominada "maltrato intrafamiliar").

El término "Violencia intrafamiliar" se refiere a cualquier incidente causado por un "integrante del hogar" (cónyuge, ex cónyuge, familiares, padres, padrastros/madrastras actuales o pasados, suegros actuales o pasados, un menor o el otro progenitor de un menor, o cualquier persona con quien el/la Demandante haya tenido una relación personal continua. No es necesario que las partes vivan juntas para ser consideradas integrantes del hogar a efectos de esta sección) contra otro integrante del hogar y que tenga como resultado daño físico, daño emocional grave, lesiones corporales o agresión, una amenaza que cause temor inminente de lesiones corporales por un integrante del hogar, entrada en forma ilícita y sin derecho, daño a la propiedad, pasar repetidamente manejando por la vivienda o el lugar de trabajo, acoso telefónico, acecho, hostigamiento, daño o amenaza de daño contra los hijos.

Toda victima de violencia intrafamiliar debe venir a la Oficina de violencia intrafamiliar. Para facilitar la capacidad del Tribunal de proporcionar ayuda, la persona debe comunicarse con los agentes del orden público inmediatamente después de producirse cualquier acto de maltrato y debe traer consigo copias de cualquier informe preparado por el agente cuando venga a la oficina. La persona necesitará traer un comprobante de su identidad e información sobre dónde se puede encontrar al autor del maltrato.

Después de llegar a la División de violencia intrafamiliar del Tribunal de Distrito, la persona se reunirá con el personal de ingreso de violencia intrafamiliar, quién examinará inicialmente a la persona y servirá como primer punto de contacto entre la policía, las víctimas, los autores del maltrato, los jueces y otras agencias judiciales y a quién se podrá consultar posteriormente respecto al lenguaje de la Orden de protección, así como para presentar cualquier solicitud para modificar, extender, desestimar o informar sobre violaciones de la Orden de protección.

La persona que presenta la petición (Demandante) debe firmar la petición ante notario antes de presentarla ante el Juez de Distrito para su consideración y se le proporcionarán al demandante los formularios necesarios para presentar una petición de Orden de protección.

Si el juez de distrito concluye que existen motivos para expedir una Orden temporal de protección ex parte, se presentará la Orden junto con la Petición y una Orden de comparecencia, las cuales se entregarán al agente del orden público para que le haga entrega de las mismas al infractor (Demandado).

La Orden temporal de protección ex parte es vigente durante diez (10) días desde la fecha en que se expidió (no se cuentan los fines de semana ni los días feriados en el cálculo de ese periodo de diez días), y dicha Orden impide que el Demandado cometa actos específicos de violencia intrafamiliar, y también le ofrece a la victima otros recursos como la custodia temporal de los hijos, o el uso exclusivo de su vivienda, así como pagos temporales de manutención de menores y manutención conyugal.

Se ordenará que las partes comparezcan ante el Tribunal y el Tribunal celebrará una audiencia. El juez de distrito podría fallar que el Demandado asista a terapia para controlar la ira o por abuso de alcohol o drogas y podría ordenar restitución si lo creyera apropiado.

Las infracciones de una Orden de protección bajo la Ley de protección contra la violencia intrafamiliar son graves. Un agente del orden público puede arrestar y detener a una persona sin necesidad de una orden de arresto si el agente considera que hay motivos justificados para creer que dicha persona ha infringido una orden. Además de acusar a la persona de haber infringido una Orden de protección, el agente presentará cualquier otro cargo penal que surja como consecuencia del incidente de violencia intrafamiliar.

Una persona condenada por infringir una Orden de protección es culpable de un delito menor y recibirá una condena conforme a la Sección 31-19- 1 NMSA 1978. Si se produjera una segunda condena, el infractor será condenado a un periodo de encarcelamiento no inferior a 72 horas consecutivas. Dicho periodo no se suspenderá, ni se aplazará, ni será objeto de consideración.

El Demandante cuenta con los recursos previstos en la Ley de protección contra la violencia intrafamiliar además de cualquier otro recurso civil o penal a su disposición.

Descargar los formularios de violencia intrafamiliar